Blog

20 de jul 3 minutos de lectura

Una hackaton diferente

Participamos de la Segunda Hackaton de Sustentabilidad en "Las Brusquitas Green & Tech"

El 14 y 15 de febrero se hizo la Segunda Hackathon de Sustentabilidad de Las Bruquitas Green & Tech en Miramar, Provincia de Buenos Aires. En esta ocasión, participamos apoyando la iniciativa desde el Ministerio de Turismo, y asistimos para conocer y mentorear emprendedores turísticos de la región.

Fue una Hackaton diferente, en un lugar diferente. Uno de los ejes principales de trabajo fue el turismo sustentable, y qué mejor lugar para trabajar con emprendimientos del sector que en un balneario de la costa atlántica.

Desde el momento que nos enteramos, nos encantó la iniciativa. Conocemos a los fundadores desde hace tiempo. Las Bruquitas Green & Tech fue uno de los proyectos finalistas de “Innovar para Viajar”, el Concurso de Innovación Abierta organizado por nosotros durante el 2017. No ganaron pero accedieron, al quedar dentro de lo 10 mejores proyectos, al programa de acompañamiento del ministerio de Modernización de la Nación.

Los fundadores, Rodri Espinoza y Fer Unzué, son 2 viejos amigos de Mar del Plata. Amantes de la playa y el surf. Siempre que podían, se escapaban al balneario (abandonado hace más de 15 años) para surfear y desconectarse por unas horas. Una tarde, entre bromas e ideas, surgió la idea de recuperar, de alguna manera, ese balneario en el cual crecieron desde que eran chiquitos.

Un día, Fer leyó en el diario el anuncio de la apertura de la licitación del balneario. Lo que empezó como una broma durante aquellas tardes de surf terminó en la oficina de Rodri trabajando contra reloj para completar la presentación.

Ganaron. En enero del 2017 comenzaron a trabajar para plasmar esa visión que surgió en el agua: el primer Balneario Tecnológico y Sustentable de Argentina.

Así nació “Las Bruquitas Green & Tech”, un emprendimiento que busca generar un balneario tecnológico y sustentable que permita vivenciar una experiencia de vacacionar en equilibrio con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente.

Rápidamente, gracias al impulso de los fundadores y el atractivo del lugar, se convirtió en un hub de innovación, un polo donde programadores, ingenieros, diseñadores y otros “locos” se juntan a diseñar y desarrollar nuevos productos basados en tecnología.

Ahora bien, se entiende el contexto bajo el cual se realizó el hackaton de febrero.  Pero vamos un paso atrás… ¿que es un hackathon?

Es una mezcla de hackers con maratón. Sí, una maratón de hackers. Es un encuentro, por lo general de dos días, donde programadores, diseñadores y otros especialistas se reúnen para generar, desde una simple idea, nuevos productos y servicios.

Comenzó siendo un evento exclusivamente de programadores, pero hoy en día pasó a abarcar un espectro mucho más amplio de productos y servicios, desde drones hasta nuevas formas de bioconstrucción. Eso sí, las ideas y emprendimientos deben tener un fuerte componente de innovación y la tecnología.

En el caso del Hackathon organizado en Las Brusquitas, no fue un evento solo de desarrollo de software. Fue un espacio abierto, donde gente sin ningún conocimiento en informática podia asistió para asesorarse, formar equipo con personas de otras especialidades, y de esa manera encontrar la mejor manera de desarrollar su producto o servicio.

Con una metodología bien concreta y dirigido por Rodri, en el primer día los participantes expusieron sus ideas y proyectos ante otros, para que de forma espontánea se formen los equipos que iban a trabajar durante los dos días.

Además del acompañamiento y asesoramiento del Ministerio de Turismo, los equipos contaron también con el asesoramiento de equipos técnicos de IBM y otros emprendedores; que pasaron por la experiencia previamente. También se dió un espacio para charlas de emprendedores y tecnologías emergentes.

Los equipos, ideas y emprendimientos que se formaron resultaron muy interesantes. Más de 90 asistentes, emprendedores, programadores, diseñadores y especialistas en otras disciplinas, conformaron 16 equipos. La calidad y variedad de los emprendimientos turísticos también fue de resaltar. Se desarrollaron emprendimientos de glamping en la naturaleza, boyas inteligentes, drones para monitoreo de ballenas y animales, mapas de felicidad turística y pasaportes digitales para medir la huella de carbono de turisas en los destinos.

Nos pone muy contentos poder apoyar este tipo de iniciativas, donde se fomenta la creatividad y la innovación para generar mayor empleo y más turistas viajando por Argentina

@Sebas Rudolph y @Ángel Guzman